Para disfrutar vacaciones en el paraíso

DJI_0291-e1503573718888A tan sólo trescientos sesenta kilómetros al noreste de la ciudad brasilera de Natal, sobre el océano Atlántico, se encuentra este magnífico archipiélago llamado Fernando de Noronha, en homenaje a su isla más grande.

Este auténtico santuario ecológico a nivel mundial, escenario de playas paradisíacas, de aguas cálidas y transparentes, de reflejo turquesa, arenas blancas, en armonía con un entorno de vegetación exuberante en diferentes tonalidades de verde, cuevas y morros, es además, el lugar ideal para la práctica de deportes acuáticos como el surf, snorkel, buceo, etc. El Parque Nacional Marino, área protegida, es otro de los paseos imperdibles. Se destaca por la diversidad de especies de gran atractivo como delfines, tortugas marinas, rayas y tiburones de arrecifes, etc.

Con el objetivo de preservar la vida y eco-sistemas de este oasis, sólo se permite el ingreso de cuatrocientos veinte turistas por día. Una medida orientada para evitar la sobre explotación de las islas por la actividad turística.

Debido a su ubicación geográfica, oscurece a las 18. De aquí la costumbre de madrugar, y la movida nocturna se caracteriza por ser muy tranquila.

Un destino turístico increíble para disfrutar en familia, con la pareja, entre amigos o en solitario.

Comments

comments